Feb 07, 2023 | 16:26

En mayo se abre la puerta para los revocatorios, pero no será fácil tumbar a las autoridades

Coparte Nuestro Contenido:

Por: Lic. Willy Mamani Chipana Mamani – Periodista

En comunicación política, la ciencia política no forma personas en la ética y la moral, sino para la toma del poder, para lo cual dota de las bases para elaborar un plan de campaña que contempla una táctica y estrategia. Estos conocimientos se entroncan con las normas vigentes que establecen el revocatorio de mandato para las autoridades electas.

Este 2023 será una gestión de mucha actividad porque se viene la elección del contralor general del Estado y las autoridades del Órgano Judicial, pero será en mayo el punto de partida para iniciar los trámites ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para los interesados en el referéndum revocatorio de mandato del Presidente, Luís Arce y del Vicepresidente David Choquehuanca. En el caso de los gobernadores y alcaldes, los papeleos podrán iniciarse desde noviembre de este año.

El camino no será fácil porque para las autoridades nacionales se requiere del 25% de firmas y huellas dactilares del padrón nacional, es decir, si se quiere revocar el mandato de Luís Arce y David Choquehuanca, se requerirá inicialmente al menos 1.782.768 firmas sobre la base de un padrón de habilitados de 7.131.075 personas. En el caso para gobernadores se necesita del 25% de las firmas y huellas dactilares y, al menos, el 20% deberán corresponder a cada una de sus provincias.

Si se quiere revocar al gobernador de La Paz, Santos Quispe, se requerirá inicialmente de al menos 487.607 firmas y huellas dactilares de un padrón de habilitados al 2021 de 1.950.428; en el caso del gobernador de Cochabamba, Humberto Sánchez, se necesitarán 338.234 firmas de un padrón de 1.352.936 y; en el caso de Santa Cruz, 478.655 firmas, de un padrón de 1.914.621. Así mismo, para revocar el mandato de un alcalde se requerirá del 30% de las firmas y huellas dactilares con relación del padrón electoral de cada región.
Para revocar a una autoridad se requiere necesariamente de un plan de campaña que contemple una táctica y una estrategia porque la Ley Electoral 026 establece cláusulas que no sólo señalan el cumplimiento de la cantidad de firmas requeridas, sino que deberán sujetarse a un solo calendario que establecerá el TSE para realizar un solo referéndum nacional o regional, el referéndum será válido si asiste a votar el 50 más uno de los inscritos en el padrón electoral y si el número de los votos a favor de la revocatoria de mandato es superior o mayor al número o porcentaje de votos válidos con los que fue elegida la autoridad.

En política lo imposible es posible, el revocar el mandato de algunas autoridades departamentales y alcaldes será sencillo, pero en otros casos no por las reglas establecidas, es una variable que debe ser tomada en cuenta a la hora de tomar decisiones. A partir de la aparición de Nicolás Maquiavelo, la moral y la ética se desvincula de la actividad política, lo cual permite a los políticos construir puentes, pactos y alianzas si el objetivo es la toma del poder.

Esto quiere decir que los votos que se obtengan para la revocación de mandato deben superar a la votación que obtuvieron dichas autoridades electas en la última elección (Ley 26, Art. 31 inc. b). En este marco, para revocar al gobernador de La Paz Santos Quispe se requerirán 392.132 (25,1%) más uno de votos y para el gobernador de Cochabamba, Humberto Sánchez se requerirán 609.973 (57,4%) votos más uno.

Para revocar a la alcaldesa de El Alto, Eva Copa, se requerirán 406.700 votos más uno; al alcalde de La Paz, Iván Arias, 263.511 más un voto y; el alcalde de Santa Cruz, Jhonny Fernández 318.416 más un voto. Además, para revocar al Presidente Luís Arce y al Vicepresidente David Choquehuanca, se requerirán 3.393.978 (55,10%) más uno de votos en un referéndum revocatorio.

En el caso de Luis Arce, en la actual coyuntura tiene al frente a una oposición y al ala evista que ya expresó con claridad que hay una división interna en el Movimiento Al Socialismo (MAS). Si ambas fuerzas se unen con diferentes argumentos el resultado podría ser alcanzado, pues en las elecciones de octubre del 2020 Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos obtuvieron juntos el 42,8% de los votos.

Hasta el momento Luis Arce Catacora, no concretó la conquista del liderazgo del MAS que está en manos de Evo Morales ni conformó una nueva opción política como la del PS-1, a pesar que los plazos son cada vez más cortos. Esto quiere decir que las decisiones deben ser tomadas en su debido momento para quitarse del medio cualquier competencia y una opción es el revocatorio de mandato que estará sujeto a un calendario.
Las acciones y las declaraciones que realizan las autoridades del gobierno de Luis Arce, alejan cada vez más la simpatía o relación de buena amistad que pueda existir con el ala evista del MAS. Esta situación puede causar que se ponga en la mesa, a partir de mayo el tema del revocatorio para el Jefe de Estado, pues está por medio una estructura partidaria, un liderazgo y una propuesta de país.

En base a N. Maquiavelo, en política no hay amigos ni enemigos, sino adversarios momentáneos si el objetivo es la toma del poder, pero para ello también es necesario controlar el aparto del Estado (gobierno, municipios y gobernaciones). Esto obliga a los políticos a realizar los cálculos para establecer si es menester promover un revocatorio nacional, departamental o municipal, toda vez, que en los siguientes meses habrá elecciones primarias, nacionales y subnacionales.
En estos argumentos radica el hecho que no será fácil revocar a las autoridades electas (presidente, gobernadores y alcaldes) pero no imposible porque en algunos casos se requerirá de la alianza de fuerzas políticas opositoras u oficialistas, en otros no, pero en otros no se realizará ninguna acción porque podría ser contraproducente o dejarlo para que concluya su gestión con bajos niveles de aceptación electoral.

El caso del gobernador Santos Quispe y del alcalde cruceño Jhonny Fernández, ya tienen aviso de revocatorio por anticipado, empero, las demás autoridades electas deberán valorar si realizaron una buena o mala gestión por ser la carta de presentación para contar con el respaldo electoral, lo cual se refleja en encuestas, evaluaciones de grupos focales o entrevistas especializadas.


Coparte Nuestro Contenido: