Sep 25, 2022 | 14:22

El Gobierno promulgó leyes de créditos por $us 700 millones

Coparte Nuestro Contenido:

Oficinas del Banco Central de Bolivia (BCB) en el centro de la ciudad de La Paz. Foto: Archivo / Página Siete

Seis nuevos créditos de organismos internacionales fueron refrendados mediante leyes promulgadas el 2 de septiembre. En total, los préstamos alcanzan los 700 millones de dólares, que se sumarán a la deuda externa del país. Un experto advirtió que a pesar de la gran absorción de recursos que lleva a cabo el Gobierno, esto no se ha traducido en una mejora en el dinamismo de la economía.

Brújula Digital reportó que el primer convenio de préstamo es para financiar la construcción de la carretera Escoma-Charazani entre el Estado Plurinacional de Bolivia y el Eximbank Corea por un monto de hasta 75 millones de dólares.

El segundo contrato de préstamo también es para la carretera Escoma-Charazani, en concreto el tramo I Escoma-Pacobamba, suscrito el 11 de julio de 2022 entre el Estado y el Banco de Desarrollo de América Latina CAF por un monto de hasta 53.550.000 dólares.

El tercer contrato de préstamo suscrito el 30 de junio con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es para financiar el “Programa de expansión de infraestructura eléctrica” por un monto de hasta 78 millones de dólares. El cuarto contrato fue suscrito con la CAF para el “Programa de Apoyo a la Gestión Presupuestaria: Hacia la Acción Ambiental y Climática y Transparencia de las Finanzas Públicas” por un monto de hasta 400 millones de dólares.

El quinto contrato es un préstamo y aporte financiero con la Kreditanstalt für Wiederarufbau-WfW, Frankfurt am Main, para el “Programa agua potable y alcantarillado Sucre IV” por un monto de hasta EUR 11.500.000, de los que 9.000.000 (8.920.350 dólares) corresponden a recursos de crédito y 2,5 millones de dólares al aporte financiero no reembolsable.

El sexto convenio fue firmado con el BID para el “Programa de agua y saneamiento para ciudades intermedias y menores” por un monto de hasta 79 millones de dólares.

El analista financiero Jaime Dunn señaló que Bolivia cuenta aún con un margen de endeudamiento positivo y que acude a la deuda externa por dos razones: las condiciones favorables de los préstamos y la necesidad de divisas para el país.

“Es importante que el país busque formas de financiamiento para impulsar los programas de inversión y la deuda externa es positiva en el sentido de que los organismos ofrecen condiciones muy favorables en comparación con la deuda interna, además, la deuda externa trae divisas al país, las cuales servirán para fortalecer las reservas internacionales”, explicó.

Sin embargo, el experto advirtió que es necesario estar vigilantes de que los recursos contratados con los organismos internacionales sean usados para inversión y no vayan a parar al gasto corriente.

No se ven los resultados

De acuerdo con el exdirector del Banco Central de Bolivia (BCB) José Gabriel Espinoza, a pesar de la gran absorción de recursos internos y externos que lleva a cabo el Estado, no se han visto hasta el momento mejoras sustanciales en el dinamismo de la economía o en el crecimiento.

“El crecimiento de la deuda externa es preocupante, pero lo es en el sentido de refleja que existe una necesidad enorme de recursos que no se están traduciendo en crecimiento o en dinamismo de la economía, por lo menos en el nivel que estaríamos esperando dada esta gran absorción de recursos que esta llevando adelante el gobierno central”, explicó Espinoza.

El exdirector del BCB agregó que además de los créditos externos, el Gobierno también ha tenido recaudaciones mucho más altas que en anteriores años y ha recurrido al mercado interno de deuda de manera muy agresiva, llegando a los 12.000 millones de bolivianos el año pasado y en esta gestión llegando a los 6.000 millones de bolivianos en lo que va del 2022. De acuerdo a datos del BCB al 30 de junio de 2022, la deuda pública externa de mediano y largo plazo del país alcanza a 12.664,4 millones de dólares.

Umbrales de deuda

Organismos De acuerdos con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), el umbral de deuda de un país, es decir el ratio entre la deuda externa y su Producto Interno Bruto (PIB), no debería superar el 40%, mientras que el Banco de Desarrollo de América Latina – CAF define un máximo de hasta un 50%.

Calificadora El martes, la calificadora Fitch Ratings destacó en su evaluación del país, que Bolivia tiene un perfil de deuda positivo. “El saldo de la deuda sigue siendo favorable, con grandes acciones adeudadas a multilaterales en condiciones concesionarias o al BCB con tasas de interés insignificantes. Los intereses/ingresos son bajos, del 4,3% en 2021”.

Fuente: Página Siete


Coparte Nuestro Contenido: